Publicado archivado en Serranía de Ronda.

Un parque acuático natural

Naturaleza, agua y emociones fuertes. Esa es la propuesta que ofrece el barranquismo, una actividad de aventura que con el calor comienza su temporada alta, y que cada año atrae a miles de personas a la comarca de Ronda. Considerada por muchos como una de las mecas de este deporte a nivel nacional, en sus ríos y arroyos pueden encontrarse desafíos para todos, desde los que solo quieren hacer algo diferente con un grupo de amigos hasta los que buscan poner a prueba sus límites.

 

P8240058

Aunque su nombre lleva en ocasiones a equívocos entre los no iniciados, el barranquismo no es otra cosa que descender a través del cañón de un río, superando los numerosos obstáculos que la naturaleza nos presenta y utilizando para ello el equipamiento adecuado, y que es proporcionado por la empresa de aventura que contratemos para la ocasión.

Uno de los barrancos más recomendables para bautizarse en esta actividad es, a pesar de su nombre, la Sima del Diablo, en Júzcar. Allí, el descenso comienza en las aguas del río de las Súas y desemboca en el curso del Genal, para acabar a orillas del camping del Moclón, a pocos metros de la histórica Fábrica de Hojalata de este municipio, originaria del siglo XVIII.

Si hay algo que caracteriza a la Sima son sin duda sus numerosos toboganes, tallados en la roca por el efecto del agua a lo largo de los años, y que hacen de este barranco un auténtico parque acuático natural. Pero sin duda el momento álgido de la aventura es su único rápel, un espectacular descenso de nueve metros de altura que hay que sortear al tiempo que se lidia con una gran cascada de agua.

Ya una vez fuera del agua la costumbre manda reponer fuerzas disfrutando de un refrigerio en el pueblo pitufo o en el bar del propio camping, que incluso cuenta con un menú especial para barranquistas.

Pero la joya de la corona se encuentra en la propia ciudad de Ronda. Se trata del Tajo, probablemente el único barranco practicable del mundo que atraviesa un casco urbano. Eso sí, para poder afrontarlo es necesario tener experiencia previa y prestar mucha atención al caudal que lleva el Guadalevín, ya que llegado a cierto nivel no se debe emprender la expedición.

barranquismo en la sima del diablo

Pese a la calidad de los barrancos rondeños, los responsables de las empresas de turismo activo de la zona creen que todavía no estamos sino al inicio de un ‘boom’ que experimentará su cenit dentro de unos años, en buena parte debido a la fama de actividad peligrosa que tiene.

Sin embargo, el riesgo se reduce al mínimo si se realiza con una empresa especializada y se siguen las indicaciones de los guías. Sólo así podremos disfrutar de pleno de una experiencia inolvidable en un entorno idóneo.

Un parque acuático natural