Publicado archivado en Vías Ferratas.

Sin limites en el Tajo de Ronda

Titulo del articulo que ha salido hoy en el periódico el SUR de Málaga, escrito por Vanessa Melgar sobre las actividades de Vías Ferratas adaptadas para invidente y Al Andalus Activa.

 

  • La oferta en deportes de aventura en la Serranía de Ronda se abre también camino entre colectivos de personas con discapacidad
  • Una empresa ofrece a invidentes la posibilidad de realizar la vía ferrata de la garganta con un guía

El Tajo de Ronda se ve, se toca y se imagina. Una empresa de turismo de aventura de la localidad se ha propuesto acercar la famosa garganta y su Puente Nuevo a personas invidentes ofreciendo la posibilidad de realizar la vía ferrata que ya existe en sus paredes a este colectivo.

De esta forma y con la ayuda de un guía al que el discapacitado va unido en todo momento, éste puede enfrentarse a la altura de 80 metros que alcanza la infraestructura sin ninguna otra barrera que su posible miedo. La idea ha sido puesta en marcha recientemente por la empresa ‘Al-Andalus Activa’ que ya cuenta con experiencias con personas que sufren discapacidad . Jesús Olvera, su representante, dijo: «La vía ferrata la puede hacer cualquier persona y lógicamente también personas invidentes. Éstos tienes que adaptarlos, tienen que estar constantemente en contacto contigo. Antes, para cualquier cliente, hacemos un ‘minicurso’ de orientación encaminado a que conozcan la actividad, cómo hacerla con seguridad… y a las personas invidentes las orientamos más al tacto, intentamos que ellos mismos se ponga el arnés, por ejemplo», explicó.

Y añadió: «Le visualizamos la vía, cosa que con personas que sí ven es más fácil. Les explicamos todos los detalles, los tramos que nos vamos a encontrar, que tomen contacto con el material de seguridad…. te conviertes en los ojos de esa persona Aprenden muy rápido y tienen un guía solo para ellos», insistió.

«Estamos acostumbramos a llevar personas ciegas haciendo esquí», expresó puesto que ‘Al-Andalus Activa’ también realiza actividades en Sierra Nevada igualmente para niños autistas. Otro de las experiencias con discapacitados se refiere a la posibilidad de recorrer la Vía Verde en Cádiz para parapléjicos. «Ahora también haremos barranquismo con un chica ciega en la Sima del Diablo, en Júzcar», afirmó.

 

Superación personal

Jesús explicó que «el miedo no tiene nada que ver con los invidentes»: «Es un colectivo que hace mucho deporte. Ellos nos cuentan que tienen sensación de vacío y de superación». Por este motivo destacó los beneficios de esta práctica en términos de desarrollo personal: «Creemos que les ayuda a enfrentarse a sus miedos, tanto a nivel personal como deportivo», subrayó.

Además, el servicio incluye el paseo hasta la zona: «Hacemos un tramo andando hasta llegar al inicio de la vía ferrata. Este aspecto también les ayuda a conocer el entorno y a contactar con la naturaleza. Es senderismo adaptado», dijo.

Juan Manuel Medina, invidente desde los 12 años y concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Ronda, fue el pionero en realizar esta vía ferrata: «Pasamos un día estupendo. Tuve una sensación de alegría. Fue como subir unas escaleras pero a la vez noté la sensación de vacío. Sentí satisfacción. No tuve miedo. Me gustan este tipo de deportes y es una pena que aún existan barreras», dijo.

La vía ferrata del Tajo de Ronda está disponible desde hace aproximadamente dos años y medio. «Es la más fácil de toda Andalucía», manifestó el representante de ‘Al-Andalus Activa’ aunque el entorno natural en el que se enclava es uno de los más destacados de la comunidad. La empresa nació gracias a la iniciativa de Jesús, natural de la ciudad del Tajo, y de un grupo de guías profesionales de montaña.

Lo cierto es que en los últimos años la Serranía de Ronda ha conseguido aglutinar el parque de vías ferratas más importante del sur de España. En la actualidad existen ocho en el Tajo de Ronda, que fue la primera que se puso en marcha, en Benaoján, Igualeja, Benalauría, Benadalid, Atajate y Gaucín y otras en marcha en Montejaque y Gaucín.

Fuente: Diario Sur  Vanessa Melgar