Publicado archivado en Noticias.

Los deportes de aventura cada vez tienen un mayor atractivo en la Serranía de Ronda, que desde hace unos años apostó por esta modalidad que atrae a cientos de amantes de la naturaleza y de las emociones fuertes. De este modo, ahora es posible practicar numerosas modalidades, aunque son los descensos de cañones y barrancos los que cuentan con un mayor número de seguidores, a lo que se une el complemento de las vías ferratas que ya se encuentran instaladas en diferentes parajes naturales, permitiendo de este modo conocer zonas que hasta el momento eran inaccesibles o simplemente visibles pero desde la distancia.

Tradicionalmente ha sido el cañón de las Buitreras, situado entre los términos municipales de Cortes de la Frontera, Benalauría y Benarrabá, el referente de este tipo aventuras en la naturaleza en la comarca. Entre sus atractivos destacan sus 100 metros de profundidad en algunos tramos y las especies que acoge, como el buitre leonado, que anida en sus paredes. Otro punto de interés es el conocido como Puente de los Alemanes, que está colgado a 60 metros de altura. Además, en algunos puntos se estrecha tanto que se pueden tocar ambas paredes abriendo los brazos. Su lago final también es muy conocido. Muchos no se resisten a realizar un salto desde alguna de sus paredes a modo de despedida.

Mientras tanto, en los últimos años ha comenzado a tomar relevancia el descenso de la garganta del Tajo de Ronda, que hasta ahora era impracticable debido a la elevada contaminación que tenía. La entrada en funcionamiento de la depuradora rondeña ha permitido que las aguas bajen limpias y se puede realizar esta travesía que combina el atractivo de aventura y turismo. Las impresionantes vistas del Tajo rondeño desde su fondo son incomparables, al igual que la visión del Puente Nuevo, uno de los monumentos más representativos de Andalucía y que ha sido imagen de numerosas promociones publicitarias. A ello se unen la reciente vía ferrata que ya tiene también el Tajo, lo que permite escalar algunas de sus paredes verticales por la zona de los Molinos.

A los dos grandes monstruos les hace sobra la Garganta del Diablo, un barranco situado en la localidad de Júzcar que desciende vertiginoso camuflado entre el bosque para desembocar en un remanso de las aguas del río Genal. Aseguran los aficionados al descenso de cañones que es uno de los más divertidos de la comarca por la multitud de posibilidades que presenta cuando cuenta con el nivel adecuado de agua. Saltos, pozas, rapel, cascadas, toboganes… toda una variedad que hace las delicias de aquellos que se animan a realizar a iniciar el descenso.

A todos estos puntos se ha unido en los últimos meses la vía ferrata que se ha instalado en Atajate. Tiene un par de puentes tibetanos, el segundo muy largo y una zona de volado espectacular donde uno se siente como un halcón. Tanto el acceso como la salida están perfectamente señalizados. No obstante, son varias las que existen en la comarca, entre ellas en Benaoján, otro punto de escalada de referencia en la Serranía de Ronda.

Escrito por Javier Flores   Malagahoy.es