Publicado archivado en Noticias.

Cuando salimos al monte, cada vez es más frecuente ver que los excursionistas utilizan bastones de marcha durante sus rutas y travesías en la montaña.

También se observa que no se conocen los elementos básicos para su buen uso,  manejo y cuidados y -hasta ahora- no conozco ningún manual o información de primera mano que nos indique cómo hacerlo, es más, los mismos bastones no van acompañados de ningún tipo de “manual de usuario” ni nada por el estilo.…

Tampoco los mismos empleados y vendedores de las tiendas deportivas que los comercializan informan acerca de su uso … bien sea por falta de conocimiento (lo más habitual) o bien por que dan por hecho que el cliente sabe usarlos adecuadamente. Otros excursionistas no tienen la costumbre de utilizarlos, tal vez porque estas personas creen que los bastones están diseñados solamente para el uso de esquiadores, o bien porque su uso les resulta ser una “moda snob” más.

Lo que está claro es que aún no tienen la demanda que deberían tener e incluso en ocasiones suele ser difícil encontrarlos de buena calidad en algunas tiendas especializadas de montaña y grandes superficies del deporte. El uso de bastones para excursionismo esconde muchas bondades para la mejora del rendimiento y seguridad del deportista de montaña.

Mejora el equilibrio

Mediante la manejo coordinado de los bastones, con cada paso del excursionista se consigue un mejor balance al desplazarse sobre cuatro puntos de apoyo en vez de sobre dos. O dicho en otras palabras, el excursionista “traccionará” y se apoyará sobre 4 puntos en vez de sobre 2.

Evita lesiones en rodillas y tobillos

Al transferir parte de la carga que recibe el tren inferior (piernas) al tren superior (brazos y hombros) la presión ejercida sobre las articulaciones de rodillas y tobillos se reduce sensiblemente. Esta transferencia de carga (o alivio de la misma en las piernas)se hace aún más importante cuando se carga una mochila durante un prolongado descenso. El uso de bastones, por tanto, minimiza también la posibilidad de tener un esguince en tobillo o disminuir la gravedad del mismo en caso de que llegue a ocurrir.

Seguridad en la montaña

Es tan importante esto, que el uso de bastones en media o alta montaña debe ser tan imprescindible como el uso de unos buenos crampones o un piolet de buena calidad.

Mejora del rendimiento

En ascensos prolongados y exigentes se distribuye la carga de trabajo de los cuádriceps y gemelos hacia los músculos pectorales y de los brazos, por lo que la carga de trabajo y el gasto energético se reduce a favor de una mejor distribución entre un mayor número de grupos musculares. De esta forma prácticamente vamos caminando sobre cuatro extremidades (ya lo hemos visto en el punto 1).

Diseño de los bastones de trekking, partes y nomenclaturas :

Peso.- Si la razón para no usarlos es por no cargar más peso, puede no ser una razón suficiente, pues cada uno de ellos pesa en promedio 300 gramos debido al aluminio con el que están construidos. No obstante, existen modelos técnicos en fibra de carbono o en aleaciones especiales de alta calidad (titanal, etc…) que llegan a pesar 200 gramos por bastón.

Dragoneras.- Estas son las cintas que se disponen en las empuñaduras de los bastones y forman una correa ajustable para colocar la muñeca y apoyar directamente el peso en la cinta, y no directamente a la empuñadura.

La roseta .- Esta pieza plástica y circular colocada en el regatón de cada bastón tiene la función de impedir que el bastón se sumerja en la superficie de un terreno nevado o fangoso. Las rosetas grandes van muy bien en terreno de nieve profunda y recién caída. Hay rosetas pequeñas que son idóneas para caminar por terrenos seco o pedregoso. La mayoría de bastones de trekking de calidad traen dos juegos de rosetas.

Sistema Anti Shock.- Algunos modelos poseen este sistema que no es , ni más ni menos, que un muelle amortiguador que disipa la vibración del bastón cuando golpea la punta del regatón con la superficie dura del suelo (una piedra, por ejemplo) . De esta manera la vibración se atenúa y no se transmite a las muñecas codos y hombros. Este muelle puede ir dentro de los tramos o bien dentro de la empuñadura.

Sistemas Telescópicos.- Al principio los primeros bastones de trekking provenían del mundo del esquí, y estaban hechos en una sola pieza, lo cual resulta sumamente incómodo para transportar (coche, transporte público, petate o mochila, etc…) o para elegir la medida personal correcta.

Actualmente la mayor parte de los bastones se ensamblan en 2 ó 3 tramos o segmentos de distintos diámetros cada tubo, de tal forma que se pueden recortar y guardar cómodamente en la mochila. Así mismo, este sistema facilita la correcta regulación de los mismos a la longitud deseada, en función del usuario o terreno a recorrer (algo más largos en bajadas, y más cortitos en subidas) .

El agarre correcto del bastón

La mejor forma de coger el bastón es pasando las manos por debajo del bucle formado por la dragonera, de tal forma que la cinta quede por encima del dorso de la mano y los extremos de la cinta apoyando la base del dedo pulgar e índice, de esta manera se logra mayor apoyo y control sobre el bastón, y al mismo tiempo que se relaja la presión ejercida por la mano sobre la empuñadura.

Algunos alpinistas y montañeros son partidarios de sacarse las dragoneras de las manos cuando atraviesan pasos de montaña comprometidos. Así pueden desprenderse de los bastones con facilidad en caso de caída.

Cuidados generales

Deformación: Los bastones son muy sensibles a la deformación por efecto de “palanca”. Es por ello por lo que al usarlos se debe de tener gran cuidado de no “atascar” el regatón entre bloques de piedra, pues de esta manera, en el gesto natural de movimiento de bastón, se ejerce una fuerza de palanca que terminaría por doblar alguna de las secciones del bastón.

Por lo demás, los bastones actuales no necesitan un mantenimiento específico.

Bastones de madera … ¿sí o no?

A veces nos preguntamos si para una excursión o ruta de senderismo podemos llevar un bastón de madera: La respuesta es sí. Es más, en algunos paseos o excursiones sencillas, dos bastones técnicos nos resultan más estorbo que ayuda. Sin embargo, un bastón de madera nos servirá de apoyo y nos ayudará en bajadas y subidas pronunciadas sin que nos estorbe lo más mínimo. Los de madera tienen la ventaja de tener una capacidad de absorción de vibraciones bastante buena en comparación con los metálicos de aluminio. Además, cuando se recorren zonas rurales y ganaderas, tienen una utilidad añadida al ser un efectivo “disuasor” de mastines y perros “entrometidos”, resultando mucho más contundentes y eficaces (llegado el caso) que los de aluminio.

Pedro Pidal y Bernaldo de Quirós dijo que el “bastón es las tercera pierna del excursionista”. Pedro Pidal, Marqués de Villaviciosa, fue la primera persona que, junto con Gregorio Pérez “El Cainejo”, ascendieron al Naranjo de Bulnes, en 1904 . Diputado en Cortes, gracias a su iniciativa, se creó el primer Parque Nacional de España : El Parque Nacional de los Picos de Europa.

Información de Senderos de Extremadura