Publicado archivado en Noticias.

El deporte: vacuna contra el sedentarismo, el sobrepeso y la obesidad infantil

La actividad física, el ejercicio físico y el deporte resultan esenciales para la salud, ya que mejoran el estado físico, mental y social, creando unos hábitos de vida que generan beneficios estables.

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), España soporta una tasa de sobrepeso más alta que países anglosajones como Australia y muy superior a la de vecinos como Francia e Italia, donde la alimentación mediterránea y los niveles de actividad y ejercicio físico frenan el avance de esta epidemia.

guia de vías ferratas de al andalus activa

 

La reducción de la actividad física es probablemente el principal factor en relación con el incremento de los niveles de obesidad infantil, hecho que incide especialmente en las niñas. Por eso, la práctica deportiva resulta esencial para cambiar esta tendencia, además de suponer un ahorro significativo en el gasto sanitario, que actualmente invierte en la lucha contra estos males 2.500 millones de euros.

La dosis de actividad física dependerá de la frecuencia, intensidad, duración y tipo; cuatro características que deben ser prescritas individualizadamente. Para la mejora de la condición física (estado fisiológico de bienestar) se debe aplicar una sobrecarga gradual de la cantidad de actividad física. Existe una relación lineal entre cantidad de actividad física y estado de salud, de modo que las personas que realizan más actividad física presentan un riesgo menor de padecer enfermedades crónicas.

Las actuales recomendaciones para infantes y adolescentes indican que hay que realizar un mínimo de 60 minutos al día de actividad física moderada que incluya ejercicios de fuerza y flexibilidad al menos dos veces por semana.

a) Tipos de ejercicios:

– De resistencia aeróbica: para mejorar el sistema cardio-respiratorio (pasear, caminar, correr, bicicleta en llano)

– De flexibilidad: para mantener la movilidad articular (estiramientos y flexiones)

– De fuerza contra resistencia: para fortalecer músculos, huesos y mejorar la postura

b) Beneficios para la salud durante la infancia:

– Efectos sobre el peso:

  • reducción y mantenimiento del peso, especialmente si está asociado a una dieta adecuada
  • disminución del depósito de grasa abdominal

– Efectos sobre el aparato locomotor:

  • aumento de la densidad ósea
  • aumento de la masa muscular

– Efectos sobre el sistema cardiovascular:

  • Prevención de enfermedades cardiovasculares
  • Prevención y control de la hipertensión arterial

– Efectos sobre el metabolismo:

  • descenso de los niveles de triglicéridos y LDL-Colesterol (“malo”) e incremento del HDL-Colesterol (“bueno”)
  • mejora de la sensibilidad a la insulina, el metabolismo de la glucosa y el control metabólico de la diabetes

– Efectos sobre la psicología:

  • aumento de la autoestima, disminución de la ansiedad y depresión

– Otros efectos:

  • mejora de la función respiratoria,
  • y reducción del riesgo de determinados tipos de cáncer